C/ Zaragoza, 6-Bajo
09001 Burgos
jssb@semanasantaburgos.com


  COFRADÍAS
Hermandad de Nazarenos de Nª Sª de la Piedad
   
 


Nombre:
Hermandad de Nazarenos de Nuestra Señora de la Piedad

Sede:

Iglesia de Nuestra Señora del Carmen
Fundación: 1931
Vestuario: Túnica y capuchón de color marrón, cíngulo blanco y capa de color crudo
Web: -
E-Mail: -


HISTORIA
Esta Cofradía de Semana Santa ha tenido y tiene en la actualidad un denominador común que ha sido como la fuente y raíz de la misma: La Cofradía de la Santísima Virgen del Carmen. Esta Cofradía madre, ha existido en la iglesia del Carmen desde la fundación de los PP. Carmelitas en la ciudad de Burgos; año 1608. El cronista antiguo de la Orden, P. José de Santa Teresa dice: “Poco después de la fundación de los Carmelitas se estableció la Cofradía del Carmen en la que entró lo más noble de la ciudad”. Es de suponer que tal Cofradía participase en las manifestaciones religiosas con motivo de la Semana Santa. Tal asociación Carmelitana se organizó o modernizó al modo de Semana Devota en el año 1988 bajo la iniciativa y tutela del Venerable P. Juan Vicente Prior del Carmen en aquellas fechas. Y ya desde entonces asistía el día de Viernes Santo en la Procesión del Santo Entierro. En la Junta Trimestral de la sección de caballeros de la Semana Devota, de fecha 21 de marzo de 1920 se lee: “Recuerda el P. Director que el día del Santo Entierro, según acuerdos tomados en Juntas anteriores, han de asistir todos los socios, personándose con la anticipación debida, bien en este convento, bien en la capilla de Santa Tecla de la Catedral”.
Pensamos que tal asistencia se efectuaría sin llevar vestimenta especial, tan sólo se portaría, como distintivo el Escapulario exterior de la Virgen del Carmen.
En el año 1931 es cuando se forma dentro de la Cofradía madre de la Santísima Virgen del Carmen, la Sección de Hermanos Nazarenos de Nuestra Señora de la Piedad. Estos siguiendo como cofrades del Carmen- integran la sección aludida. La fundación la llevó a cabo el P. Alfredo María de Jesús Crucificado que fue responsable de la Cofradía Semana Devota de la Virgen del Carmen durante los años 1920 a 1935. Este Carmelita desenvolvió en Burgos una gran actividad desde el púlpito, Gran predicador y dentro de la Cofradía del Carmen. En su tiempo se realizo el proyecto de dotar a la Virgen del Carmen de una hermosísima carroza, obra del escultor burgalés Eulogio Valladolid, que es la que tenemos en la actualidad.
Comenzó entonces la Sección de Hermanos de Nuestra Señora de la Piedad con 33 socios ataviados, naturalmente con sus hábitos penitenciales que acompañaban en la Procesión del Santo Entierro el Paso de la Piedad de los PP. Carmelitas; y así lo han seguido haciendo hasta nuestros días.
Esta cofradía tuvo su época de esplendor en los años siguientes a nuestra guerra civil siendo Abad de la misma el P. Bruno de San José, carmelita burgalés, que no tan sólo trabajo para dotar a la misma de nuevos hermanos-hasta pasar de los cien-sino que perfeccionó notablemente el Paso de la Piedad hacíendolo uno de los más bellos de la Procesión del Santo Entierro. (Libro de actos de Caballeros; sesión del 19 de junio de 1955).
En su tiempo, igualmente, se constituyo, dentro de la Sección de Nazarenos el grupo de mujeres llamado “Marías de la Piedad” con fecha 31 de diciembre de1944. Las mujeres constituyentes de este grupo eran las únicas que podían desfilar en la Procesión del Santo Entierro acompañando al Redentor y a la Corredentora en el Paso de la Piedad según acuerdos de la Junta Burgalesa de la Semana Santa. La vigencia de esta rama femenina se prolongó gozando de mucha vitalidad hasta el año 1954. (Acta de la Cofradía del Carmen señoras, 20 de marzo de 1954.
Desde esta época, podemos decir, que la Sección de Hermanos Nazarenos empezó a experimentar un suave declive, cuando se hallaba perfectamente organizada y contaba con un Pasó hermosisimo. En los momentos actuales cuenta con 55 socios activos y 7 protectores.
El Ayuntamiento de Burgos en sesión Plenaria Acuerdan conceder el Titulo de “BUEN VECINO” a la Hermandad de Nazarenos de Nuestra Sra. De la Piedad, el 5 Octubre 2008.



PASOS
Autor: Francisco Font
Fecha: 1913

Iconografía:
La Virgen, sentada al pie de la Cruz, sostiene en su regazo el cuerpo muerto de su Hijo, al que mira con dulzura y tristeza.

Volvemos los ojos hacia atrás para mejor mirar hacia delante. Y nos valemos de una crónica que apareció en la revista < El Monte Carmelo >, a mediados del año 1921.
En la junta general que la Cofradía “Semana Devota” celebró a finales de junio de 1921, el P. Alfredo Mª de Jesús Crucificado, Director de la misma, anuncio por primera vez el proyecto de construir, por suscripción popular, una nueva carroza, puesto que la antigua se encontraba muy deteriorada. La idea fue acogida con entusiasmo, recibiéndose para su pronta realización valiosas ofertas. Y la Comunidad de Carmelitas, que conocía las altas dotes de genial artista que poseía el entonces desconocido Eugenio Valladolid, le encomendó la presentación de un boceto de carroza.
Estos trabajos preparatorios duraron hasta principios de enero de 1922, en que se repartieron los boletines de suscripción con una reproducción del boceto de la carroza.
Lo que entonces parecía un sueño, es ya una consoladora realidad, y el día 15 de julio pudieron admirar los burgaleses una de las obras más notables que se han ejecutado en esta ciudad.
La carroza es de estilo gótico florido del tercer periodo ejecutada en madera de nogal del país y en color natural. El primer cuerpo o zócalo está compuesto con una serie de veintiséis arcos conopiales, floreados, en combinación de sus correspondientes pináculos. Para cortar la monotonía, van divididos en tramos de dos en dos por artísticas pilastras, cuatro de las cuales son el nacimiento de otras tantas torres exteriores que sirven de candelabros o luminarias, con cuatro ventanales, que llevan vidrieras artísticas con las imágenes de S. Elías S. José S. Joaquín y Sta. Ana. Por delante del zócalo mencionado, en la parte inferior, lleva una elegantísima greca calada que recorre toda la carroza, y en la parte superior, tiene una cornisa o pasamanos, que hace recorrido de más de 15 metros. Sobre dicho pasamanos nacen dos graderías, con el mismo recorrido, decoradas con caladas tracerias que sirven como de nacimiento al cuerpo central, que a su vez es donde va colocada la imagen de la Santísima Virgen.
Este cuerpo central, el más importante, forma un polígono irregular dividido en dos cuerpos, ambos decorados también con cuatro arcos conopiales. Los de la parte inferior encierran cuatro altos relieves tallados en madera de pino, decorados y estofados con oro de ley. Representan a San Elías, contemplando la nubecilla profética; la Transverberación de Santa Teresa, copia de la célebre de Bernini; la aparición del milagroso Niño Jesús de
Praga al P. Cirilo, y San Juan de la Cruz, con una de las apariciones de Nuestro Señor.
A los lados de cada relieve y formando ángulo, se levantan otras cuatros torres octogonales, bellísimas y afiligranadas; divididas en tres cuerpos con veintiún ventanales; ostentan vidrieras opacas y artísticas con las imágenes de la Virgen del Carmen, Santa Teresa, San Juan de la Cruz y el Niño Jesús de Praga. Cada una de las torres lleva su correspondiente chapitel.
El tercer cuerpo, o basamento, de la imagen encierra en los arcos conopiales, los escudos de la Orden Carmelitana, de Santa Teresa, de España y de Burgos.
La parte delantera de la carroza está compuesta de un artístico templete elevado por ocho columnas, cobijándose en él la imagen de S. Simón Estock, en actitud de recibir el Santo Escapulario de manos de la Stma. Virgen.
La imagen de la Virgen del Carmen que corona la carroza es obra de Francisco Font y mide cerca de dos metros y destaca por la piedad y finura de sus rasgos. Fue bendecida, la víspera del Carmen, por el Señor Cardenal y Arzobispo de Burgos, el día 15 de julio, víspera del Carmen y en la campa colindante al convento de los PP. Carmelitas. Todo terminó entre aplausos y vivas ala Virgen del Carmen. Al día siguiente recorrió en piadosa procesión las calles Burgos y estuvo arropada y acompañada por multitud de burgaleses.