C/ Zaragoza, 6-Bajo
09001 Burgos
jssb@semanasantaburgos.com


  COFRADÍAS
Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad
   
 


Nombre:
Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de Santiago

Sede:

Parroquia de Santa Águeda y Santiago
Fundación: 1944
Vestuario: Túnica y capirote negros. Capa granate y cíngulo del mismo color
Web: www.iespana.es/cofradiadelasoledad
E-Mail: cofadiadelasoledad@hotmail.com


HISTORIA
La ciudad de Burgos debido a su floreciente comercio y situación estratégica, experimentó un importante auge en el siglo XVI, momento en el que comienzan a aparecer las “Freirías” o cofradías, que en un principio se hallaban alumbradas por gremios. Estas cofradías tenían en la mayoría de los casos una función asistencial que las movía a participar activamente en la vida religiosa y cultural del momento. En este siglo XVI encontramos en Burgos como hermandad de penitencia y siendo una de las mas fuertes de la ciudad, a la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, que también estaba bajo la advocación de La Muerte. Su función asistencial era la de asistir a todas las procesiones y entierros donde sus cofrades eran llamados; costumbre esta, citada como inmemorial por lo que su fundación podría tener su origen en la Edad Media, dato curioso, ya que en esa época y como mas antigua aparece en la mayoría de las poblaciones la cofradía de la Veracruz, que bien pudo ser origen de la posterior Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de la Muerte. En esa época la sede de esta cofradía se encontraba en el convento de la Trinidad, mas tarde Colegio Menor del Pilar, en la calle San Francisco, que aún conserva la portada de la iglesia y algún otro elemento de lo que fue conjunto monacal. Desde allí salía uno de los desfiles procesionales mas grandes de los organizados en la ciudad, era la noche del Viernes Santo y se trataba de una procesión de disciplina. La imagen que centraba el acto era una Virgen a los pies de una Cruz negra con sudario pendiente, la cual era portada en alto delante de todos los cofrades. Curiosamente los frailes del convento formaban en la procesión. No volvemos a tener noticias de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad hasta el siglo XVIII, en ese momento su sede está en el convento de Nuestra Señora de las Mercedes, posteriormente colegio de Jesuitas y actualmente complejo hotelero, aunque no sabemos si se trata de la misma ya que no lleva la advocación de la Muerte, pudiendo ser una refundación. Mas tarde con la desamortización se requisaron todos los bienes a las cofradías, siendo además, el XVIII, el siglo de la decadencia de las mismas. Por esto, desaparecieron muchas imágenes de devoción y otras cambiaron de emplazamiento o fueron vendidas por poco dinero. Fue casi a finales del siglo XIX cuando aparecen, en la iglesia de San Cosme y San Damián, un Santo Sepulcro y una Soledad, que eran propiedad de la Hermandad del Santo Calvario fundada a mediados de dicho siglo. Podemos considerar a esta Hermandad el último resquicio de nuestra Semana Santa. Aun siendo la ultima hermandad penitencial, su procesión parece que no era del todo digna, llegando incluso a confundirse en ella símbolos mas propios de otras fechas, como Ángeles que nada tenían que ver con la Pasión, así como otro tipo de vestimentas que debían causar burla a su paso. Es por esto que un grupo de burgaleses intenta reorganizar la Semana Santa, a lo que se opuso la Hermandad del Santo Calvario, pero no fue obstáculo para seguir adelante con el proyecto, tanto es así que el 21 de abril de 1901 se constituyó la Junta Reorganizadora del Santo Entierro y casi un año después, el 28 de marzo de 1902, día de Viernes Santo salió la procesión del Santo Entierro de la catedral burgalesa; esta procesión se componía de cuatro imágenes, una de las cuales era La Virgen de la Soledad; pero esta imagen no era la actual, sino la que guardaba la Hermandad del Santo Calvario en la parroquia de San Cosme y San Damián. Ese mismo año se está en tratos con la casa barcelonesa del tallista Ildefonso Serra para la construcción de una nueva imagen de La Soledad y otra del Santo Sepulcro y aunque no sabemos la fecha de su conclusión, si tenemos la certeza de que en 1905 ya salió en la procesión del Santo Entierro.
Como ya hemos dicho en otras colaboraciones, han sido varias las imágenes de la Soledad que se han venerado y procesionado en Burgos a lo largo de los siglos; la actual es de principios del siglo XX y aunque no sabemos con exactitud en que fecha fue entregada por el imaginero Ildefonso Serra, si que sabemos que en el año 1905 salió por primera vez en procesión por las calles de nuestra ciudad. La talla fue costeada y donada, al igual que otras de nuestra Semana Santa, por la familia Ortega, familia que colaboró de gran manera al resurgimiento de las actuales procesiones. Como el resto de las imágenes, perteneció a la Hermandad del Calvario y Santo Entierro, que nació de la fusión de la Junta Reorganizadora del Santo Entierro y la Hermandad del Santo Calvario. Esta hermandad tenia su sede en la capilla-parroquia de Santiago en la Catedral. En dicha capilla se mando construir en 1903 un retablo, obra del burgalés Saturnino López, en el que se colocaría la imagen de la Soledad que junto al Santo Sepulcro, eran el eje principal de las celebraciones de la Pasión en la Catedral. El 11 de febrero de 1934 y estando en el retablo, unas velas prenden el vestido de la Virgen y sufre considerables destrozos, siendo restaurada por el imaginero local Eulogio Valladolid, esta restauración consistió en la consolidación de ambas piernas y la peana que fue dorada de nuevo, así mismo hubo que realizar el tallado de tres dedos de la mano izquierda y uno de la derecha y reforzar el resto interiormente; también hubo que retocar y retallar la nariz, el labio superior e inferior, el párpado y ceja del ojo izquierdo y por último aparejo y nueva policromía, la corona de espinas que porta en sus manos también hubo que hacerla nueva en aquel momento. La imagen por tanto experimentó una completa transformación. Durante esa época, las imágenes siguen perteneciendo a la Hermandad del Calvario y Santo Entierro que todos los años hace un llamamiento para que todo el que quiera ser costalero se dirija el Viernes Santo a la Catedral. Mas tarde, la Hermandad, encarga a las parroquias el adorno y procesión de las diferentes imágenes. En un principio la parroquia de San Gil fue la encargada de vestir y procesionar la imagen de La Soledad hasta que en 1944 la Hermanad del Calvario y Santo Entierro decide repartirlas a las parroquias, yendo a parar la imagen de La Soledad a la parroquia de Santa Águeda, a petición de la familia Ortega, donde se funda la actual Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, aunque la talla sigue perteneciendo simbólicamente a San Gil hasta que en 1949 se cumple la cláusula impuesta por el Cabildo, por la cual la imagen de La Soledad dejará de pertenecer a dicha parroquia cuando la imagen que guardan en la misma, la de la Virgen de los Dolores, forme parte de la procesión del Santo Entierro. En el año 1992 se llevó a cabo la última reforma en la imagen, que consistió en una nueva policromía para toda la talla, ya que la imagen se encontraba muy deteriorada por las diferentes capas de barniz y por el paso del tiempo. La restauración fue llevada a cabo por Florentino Lomillo, que realizó su trabajo de forma desinteresada.



PASOS
Autor: Ildefonso Serra
Fecha: 1903 - 1905

Iconografía:
Imagen de la Virgen de la Soledad. De mirada dulce, eleva sus ojos al cielo mientras aprieta contra su pecho la corona de espinas